La diversidad biológica del Mar de Cortés es una de las más extensas en la costa mexicana del Pacífico, lo que hace de él uno de los principales atractivos submarinos. Los arrecifes coralinos son los ambientes más reducidos; en realidad, el Mar de Cortés sólo cuenta con un arrecife: el de Cabo Pulmo, al sur de La Paz.

En la zona costera destacan los hábitats de playas arenosas, playas rocosas y la zona de marea, aunque también encontramos lagunas, esteros y manglares de rica vegetación. En el entorno marino abundan las especies de esponjas, ostiones, gasterópodos, cangrejos, jaibas, camarones y las estrellas de mar. Habitan en el mar más de 1,000 especies de invertebrados y moluscos de gran belleza y diversidad en forma y abundancia: corales de abanico, almejas espinudas, caracoles, pulpos, calamares, erizos y estrellas de mar, gusanos tubícolas y poliquetos, crustáceos ermitaños, camarones fantasmas, cangrejos, isópodos y moluscos. Sobre las rocas se fijan algas y sargazos.

En este ambiente son comunes el pez azul, el pez sargento, el pez escorpión y la morena, así como charales que se agrupan en grandes cardúmenes, los botetes, el gobio y el trombollo. Las rocas ofrecen cobijo a los nidos de cormoranes y los ostreros. La ictiofauna dulceacuícola del Río Colorado actualmente se encuentra representada por el pez cachorrito del desierto y especies como: el pulpo, el charal de aleta larga, el bagre amarillo y el pez mosquito. Las playas rocosas de varias de las islas del Mar de Cortés son albergue de enormes colonias de lobos y leones marinos, focas, y otras especies que seleccionan este lugar para su reproducción.

En el Mar de Cortés abundan aves marinas como la garza azul, chorlitos, playeritos, ibis, pelícanos, gaviotas, zarapitos y muchas más. Sobresalen las parvadas de zambullidores, que siempre están al acecho de pececillos. Los acantilados son el refugio del gavilán pescador, la agachadiza vagabunda, el martín pescador, el pelicano café, el cormorán de Brandt, el petrel negro, la gaviota de patas amarillas y el águila pescadora. A estas costas también llegan algunas aves migratorias.

Entre las aves de los manglares predominan las calandrias, las garzas, el tapaojito, verdines, saltaparedes, mosqueros, pirangas y gaviotas.

La zona bentónica se extiende desde la llamada línea de costa hasta las profundidades. Entre las formas de vida adaptadas a vivir en el fondo marino están las bacterias, diatomeas y protozoarios; moluscos, artrópodos y cordados; los peces planos como el pez guitarra, las rayas y el lenguado así como camarón, numerosos moluscos, calamares, jaibas, langostas y gastrópodos.

La zona pelágica es la más alejada de la costa y las formas de vida que se presentan son de organismos unicelulares y microscópicos. Estos organismos y el plancton son el alimento de los peces, tales como el atún, la anchoveta y la sardina que llegan a formar enormes cardúmenes. La existencia del pez espada, el pez vela, el dorado, el pez gallo, el marlin y el jurel hacen del lugar un atractivo para la pesca deportiva.

Los delfines y ballenas son los mamíferos marinos que cuentan con mayor diversidad en el Mar de Cortés. Aquí se encuentran el 82% de las especies del Pacífico y el 35% de los de todo el mundo. Otra especie es la vaquita, considerada como endémica de la parte norte del Mar de Cortés.

La fauna herpepta contempla tortugas, prieta, javalinas, carey, golfina, etc. De los anfibios registrados se tienen 4 especies de sapos.

Página de Inicio Mar de Cortés
Regresar a Entorno Terrestre y Marino
Conservación y Sociedad