Selva Lacandona >Mosaico del Paisaje >Paisaje Ecológico

 

La selva lacandona presenta las condiciones físicas y bióticas que favorecen el desarrollo de un relieve cárstico; estas son: rocas calizas, clima tropical húmedo y semicálido, morfoestructuras que presentan importantes sistemas de fracturas y plegamientos,  infiltración y circulación subterránea. La región posee un balance hídrico favorable y por tanto, una elevada actividad morfogenética características de un carst activo. 

El intemperismo, la erosión y en menor grado la acumulación, actúan en respuesta a la actividad tectónica mediante los procesos de nivelación del relieve. De la conjugación de estos procesos endógenos y exógenos resulta una rica variedad de formas del relieve.

El relieve de la selva está formado por los siguientes grandes paisajes: relieve montañoso estructural disolucional, relieve montañoso estructural-erosional, sistema de  colinas y lomeríos erosionales y estructurales, un sistema de piedemonte  y un sistema fluvial.

Referencia

López Ramos, E. (1981), Geología de México (edición particular).

Mullerried, F. (1957), La geología de Chiapas, Gobierno Constitucional del estado de Chiapas, 180 pp.

García-Gil, J.G. y J. Lugo Hupb (1992), Las formas del relieve y los tipos de vegetación en la selva lacandona. en: M.A. Vásquez-Sánchez y M.A. Ramos (eds.), Reserva de la Biosfera Montes Azules, selva lacandona: Investigación para su conservación. Publ. Esp. Ecosfera, 1:39-49.


Selva Lacandona >Mosaico del Paisaje >Paisaje Ecológico